Talleres continuos

Ruskin sentía el anhelo de un espacio perdido de libertad, un espacio libre en el que se pudiera experimentar, un espacio protegido en el que se pudiera perder al menos momentáneamente el control. Los rigores de la era industrial conspiraban contra las vivencias de experimentación libre y de fracaso saludable; de haber vivido lo suficiente. Para Ruskin, el artesano es un emblema para todos aquellos que tienen auténtica necesidad de una oportunidad para “vacilar…., para equivocarse; el artesano llega con sus dudas a ser algo más que una herramienta animada.

Del libro “El artesano” de Richard Sennet.

                                                                                                                             

Talleres de verano